lunes, 6 de abril de 2015

SALMO 144, INVOCACION PARA PEDIR A DIOS SU BONDAD Y PROVIDENCIA EN LAS NECESIDADES




El Salmo 144 es un canto de alabanza al Señor ensalzando su grandeza, paciencia, verdad, providencia, justicia y fuerza, y donde se le proclama como indulgente, generoso, bondadoso, tierno y complaciente, cuando responde a nuestras peticiones en los momentos de necesidad y dificultad.

Es una plegaria de invocación a Dios Soberano, poderoso, amoroso, y siempre preocupado por sus criaturas, siempre dispuesto a perdonar y ayudar,  pues en todas sus portentosas obras a favor de los hombres aparece su amor, su misericordia, su generosidad, su perdón, su protección, su amparo ante la adversidad, su bondad y su cariño.  

SALMO 144
(Himno a la grandeza y misericordia de Dios) 

"Te ensalzaré, Dios mío, mi Rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás. 


Grande es el Señor, merece toda alabanza,
es incalculable su grandeza;
una generación pondera tus obras a la otra,
y le cuenta tus hazañas. 


Alaban ellos la gloria de tu majestad,
y yo repito tus maravillas;
encarecen ellos tus temibles proezas,
y yo narro tus grandes acciones;
difunden la memoria de tu inmensa bondad,
y aclaman tus victorias. 


El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. 


Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas;
explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.

Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. 

El Señor es fiel a sus palabras, 
bondadoso en todas sus acciones.

El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan.

 Los ojos de todos te están aguardando,
tú les das la comida a su tiempo;
abres tú la mano,
y sacias de favores a todo viviente. 


El Señor es justo en todos sus caminos,
es bondadoso en todas sus acciones;
cerca está el Señor de los que lo invocan,
de los que lo invocan sinceramente. 


Satisface los deseos de sus fieles,
escucha sus gritos, y los salva.

El Señor guarda a los que lo aman,
pero destruye a los malvados. 

Pronuncie mi boca la alabanza del Señor,
todo viviente bendiga su santo nombre
por siempre jamás." 

OREMOS 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo...
Bendito seas Dios,
Padre que estas en los Cielos,
donde lleno de amor nos ayudas,
a ti Señor, nuestra alabanza perenne. 

Rezar el Credo. 
Hacer con humildad, fe y confianza las peticiones. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates