domingo, 15 de octubre de 2017

SALMO 3, PARA PEDIR A DIOS SU ESCUDO PROTECTOR Y AYUDA CONTRA ENEMIGOS



Este Salmo es una oración 
para pedir el auxilio del Señor contra el mal, 
ante las adversidades, los peligros y los enemigos. 

SALMO 3

Señor, muchos son mis enemigos, 
muchos son los que se han puesto en contra mía, 
muchos son los que dicen de mí: 

¡“Dios no va a salvarlo”! 

Pero tú, Señor, eres mi escudo protector, 
eres mi gloria, eres quien me reanima. 

A gritos pido ayuda al Señor 
y él me contesta desde su Monte Santo. 

Me acuesto y duermo, y vuelvo a despertar, 
porque el Señor me da su apoyo. 

No me asusta ese enorme ejército que me rodea 
dispuesto a atacarme. 

¡Levántate, Señor! 
¡Sálvame, Dios mío! 

Tú golpearás en la cara a mis enemigos. 

¡Les romperás los dientes a los malvados! 

Tú, Señor, eres quien salva; 
¡bendice, pues, a tu pueblo! 

 

OTRA VERSIÓN 

SALMO 3 

3:1 Salmo de David. Cuando huía de su hijo Absalón. 

3:2 Señor, ¡qué numerosos son mis adversarios, 
cuántos los que se levantan contra mí! 

3:3 ¡Cuántos son los que dicen de mí: 
"Dios ya no quiere salvarlo"! 

3:4 Pero tú eres mi escudo protector y mi gloria, 
tú mantienes erguida mi cabeza. 

3:5 Invoco al Señor en alta voz 
y Él me responde desde su santa Montaña. 

3:6 Yo me acuesto y me duermo, 
y me despierto tranquilo 
porque el Señor me sostiene. 

3:7 No temo a la multitud innumerable, 
apostada contra mí por todas partes. 

3:8 ¡Levántate, Señor! 
¡Sálvame, Dios mío! 

Tú golpeas en la mejilla a mis enemigos 
y rompes los dientes de los malvados. 

3:9 ¡En ti, Señor, está la salvación, 
y tu bendición sobre tu pueblo! 

OREMOS 

Tú Señor me cuidas y me proteges, 
me das ánimo para seguir adelante, 
pese a las adversidades y los problemas, 
pues Tu, Padre, eres mi ESCUDO PROTECTOR. 

A Ti acudo cuando me siento indefenso 
y no veo mas que maldad a mi alrededor. 

En Ti encuentro fortaleza y apoyo, 
contigo a mi lado no temo ni desespero. 

Señor extiende tus bendiciones sobre mí, 
aleja a los enemigos del cuerpo y del alma 
y líbrame de todo mal y peligro;
refúgiame en tus poderosos brazos 
y llena mi vida de paz y tranquilidad. 

Así sea. +

Pedir lo que se desea conseguir. 
Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria. 

Repetir todo durante tres días seguidos. 



0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTENIDO RELACIONADO:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

 
Blogger Templates