domingo, 26 de febrero de 2017

SALMO 57, "MISERICORDIA, DIOS MIO, MISERICORDIA", PARA PEDIR AUXILIO Y AYUDA A DIOS



ORACIÓN DE UN AFLIGIDO

En este Salmo el orante pide a Dios que le mande urgente auxilio para salvarle del peligro y la aflicción que le rodea. Pero, a pesar de sus miedos y temores, tiene tanta seguridad en Dios que se siente en paz y protegido, y se ve librado de todo lo que le atormenta, por lo que entona un canto de acción gracias y alabanza al Altísimo.

El salmista sabe que el Señor es nuestro refugio y protección y nos librará de nuestras aflicciones, de nuestras angustias, si se lo pedimos con fe, pues en Él podemos confiar siempre.
Nuestro Padre Dios, que está lleno de misericordia, ternura y bondad cuando lo necesitamos nos envía desde las Alturas su poderosa ayuda para salir con bien de todas las dificultades y necesidades, y nos ampara y defiende de las injusticias, los peligros y los ataques del enemigo.  
 
Acrecentemos nuestra esperanza:
de todas nuestras angustias nos librará el Señor.
(2 Tm 3,11)

SALMO 57 (56)

Ten misericordia de mí, 
oh Dios, ten misericordia de mí;
porque en ti ha confiado mi alma,
y en la sombra de tus alas me ampararé
hasta que pasen los quebrantos.
 
Clamaré al Dios Altísimo,
al Dios que me favorece.
 
El enviará desde los Cielos, 
y me salvará de la infamia del que me acosa; 
(Selah)
Dios enviará su misericordia y su verdad.
 
Mi vida está entre leones;
estoy echado entre hijos de hombres 
que vomitan llamas;
sus dientes son lanzas y saetas,
y su lengua espada aguda.
 
Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios;
sobre toda la tierra sea tu gloria.
 
Red han armado a mis pasos;
se ha abatido mi alma;
hoyo han cavado delante de mí;
en medio de él han caído ellos mismos. 
(Selah)
 
Pronto está mi corazón, oh Dios, 
mi corazón está dispuesto;
cantaré, y trovaré salmos.
 
Despierta, alma mía;
despierta, salterio y arpa;
me levantaré de mañana.
 
Te alabaré entre los pueblos, oh Señor;
cantaré de ti entre las naciones.
 
Porque grande es hasta los cielos tu misericordia,
y hasta las nubes tu verdad.
 
Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios;
sobre toda la tierra sea tu gloria. 


SALMO 57 (56)
TRADUCCIÓN FRANCISCANA

"Misericordia, Dios mío, misericordia,
que mi alma se refugia en ti;
me refugio a la sombra de tus alas
mientras pasa la calamidad.

Invoco al Dios Altísimo,
al Dios que hace tanto por mí:
desde el Cielo me enviará la salvación,
confundirá a los que ansían matarme,
enviará su gracia y su lealtad.

Estoy echado entre leones
devoradores de hombres;
sus dientes son lanzas y flechas,
su lengua es una espada afilada.

Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria.

Han tendido una red a mis pasos
para que sucumbiera;
me han cavado delante una fosa,
pero han caído en ella.

Mi corazón está firme, Dios mío,
mi corazón está firme.

Voy a cantar y a tocar:
despierta, gloria mía;
despertad, cítara y arpa;
despertaré a la aurora.

Te daré gracias ante los pueblos, Señor;
tocaré para ti ante las naciones:
por tu bondad, que es más grande que los cielos;
por tu fidelidad, que alcanza a las nubes.

Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria."


Rezar tres Padrenuestros y Gloria.

Pedir con inmensa fe y esperanza
lo que se desea conseguir de la misericordia de Dios.



 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CONTENIDO RELACIONADO:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Followers

Google+ Followers

 
Blogger Templates