domingo, 15 de octubre de 2017

SALMO 3, PARA PEDIR A DIOS SU ESCUDO PROTECTOR Y AYUDA CONTRA ENEMIGOS



Este Salmo es una oración 
para pedir el auxilio del Señor contra el mal, 
ante las adversidades, los peligros y los enemigos. 

SALMO 3

Señor, muchos son mis enemigos, 
muchos son los que se han puesto en contra mía, 
muchos son los que dicen de mí: 

¡“Dios no va a salvarlo”! 

Pero tú, Señor, eres mi escudo protector, 
eres mi gloria, eres quien me reanima. 

A gritos pido ayuda al Señor 
y él me contesta desde su Monte Santo. 

Me acuesto y duermo, y vuelvo a despertar, 
porque el Señor me da su apoyo. 

No me asusta ese enorme ejército que me rodea 
dispuesto a atacarme. 

¡Levántate, Señor! 
¡Sálvame, Dios mío! 

Tú golpearás en la cara a mis enemigos. 

¡Les romperás los dientes a los malvados! 

Tú, Señor, eres quien salva; 
¡bendice, pues, a tu pueblo! 

OTRA VERSIÓN 

SALMO 3 

3:1 Salmo de David. Cuando huía de su hijo Absalón. 

3:2 Señor, ¡qué numerosos son mis adversarios, 
cuántos los que se levantan contra mí! 

3:3 ¡Cuántos son los que dicen de mí: 
"Dios ya no quiere salvarlo"! 

3:4 Pero tú eres mi escudo protector y mi gloria, 
tú mantienes erguida mi cabeza. 

3:5 Invoco al Señor en alta voz 
y Él me responde desde su santa Montaña. 

3:6 Yo me acuesto y me duermo, 
y me despierto tranquilo 
porque el Señor me sostiene. 

3:7 No temo a la multitud innumerable, 
apostada contra mí por todas partes. 

3:8 ¡Levántate, Señor! 
¡Sálvame, Dios mío! 

Tú golpeas en la mejilla a mis enemigos 
y rompes los dientes de los malvados. 

3:9 ¡En ti, Señor, está la salvación, 
y tu bendición sobre tu pueblo! 

OREMOS 

Tú Señor me cuidas y me proteges, 
me das ánimo para seguir adelante, 
pese a las adversidades y los problemas, 
pues Tu, Padre, eres mi ESCUDO PROTECTOR. 

A Ti acudo cuando me siento indefenso 
y no veo mas que maldad a mi alrededor. 

En Ti encuentro fortaleza y apoyo, 
contigo a mi lado no temo ni desespero. 

Señor extiende tus bendiciones sobre mí, 
aleja a los enemigos del cuerpo y del alma 
y líbrame de todo mal y peligro;
refúgiame en tus poderosos brazos 
y llena mi vida de paz y tranquilidad. 
Así sea. +

Pedir ahora lo que se desea conseguir del Padre Eterno. 
Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria. 
Repetir todo durante tres días seguidos. 

Lee este Salmo en un ambiente tranquilo, donde nada te distraiga ni te moleste. Hazlo despacio, meditando lo que dice y dejando que sus palabras penetren en tu interior. Por último, di al Señor lo que esperas conseguir de su misericordia, pide con humildad y deposita tu confianza en Él, piensa que Él está pendiente de sus hijos y desea lo mejor para ellos, piensa que Él conoce nuestras necesidades, nuestros sufrimientos y problemas, es nuestro mejor protector, nos libra de males, enemigos y peligros, y sabe lo que necesitamos en cada momento, por ello está esperando que se lo pidamos. 
Dios, nuestro Padre Todopoderoso no desea que suframos más de lo que podemos aguantar, por ello siempre está dispuesto a escucharnos y a darnos lo que nos hace falta para que tengamos una vida dichosa y libre de calamidades. Solo hay que tener fe y pedir. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates