viernes, 16 de agosto de 2013

ORACION A SAN LUCAS PARA PETICIONES DE AMOR DESESPERADAS


San Lucas sosteniendo un cuadro de la Virgen con el Niño, a su derecha el buey, su simbolo.

Bien amado San Lucas,
 tú que aparte de acompañar a Jesús,
 nuestro Maestro y Salvador,
con la doctrina de tu Palabra,
nos has dado detalles de la humanidad,
 bondad, compasión y divinidad de él,
 tú que has estado siempre inspirado
 por el divino Espíritu del amor
y demostraste el amor más puro
por la Santísima Virgen María
plasmando con cariño en lienzo su bello rostro;
tú que por amor a los más necesitados
 como médico sanabas sus cuerpos y almas,
enséñame a encontrar la salud de mi alma y corazón. 

San Lucas glorioso,
 santo patrono protector del amor,
 que siempre estableciste el amor a los demás,
 que uniste a tus hermanos en amor,
hoy te pido que escuches mi plegaria,
 y que por tu divina gracia,
 atraigas hacia mí el amor verdadero. 

 
 Aléjame de tentaciones falsas,
de ilusiones mal encaminadas,
 y llévame por el camino del amor bueno y autentico.

San Lucas  evangelista bien amado,
 haz que por tu santa intervención
 mi desesperada suplica sea concedida,
 para que consiga la persona que me está destinada,
para que encuentre (o recupere) mi gran amor,
ese ser maravilloso que me complemente,
ese ser que sepa dar y recibir amor,
cariño, amistad, lealtad y comprensión,
que esté a mi lado en todo momento y en toda situación.

San Lucas, médico glorioso,
pide al Señor me conceda
lo que por amor solicito en esta oración:

(hacer la petición).

San Lucas amoroso,
escucha y remedia nuestros desesperados problemas,
danos tu auxilio y protección
 enséñanos a amar al Señor,
a la Santísima Virgen María y a su amado Hijo,
 ayúdanos a darnos de corazón, a ser caritativos 
y hacer siempre el bien a nuestros hermanos,
como tú en tu santa vida lo hiciste.

Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén. +

Reza con mucha confianza, el Credo y la Salve.
Haz la oración y los rezos tres días seguidos. 

NOTAS SOBRE SAN LUCAS

Su nombre viene del griego y significa “portador de luz”.

San Lucas nació en la ciudad sirio-romana de Antioquía, proveniente de una familia de origen griego. Perteneció a una de las primeras comunidades cristianas, dirigida por el apóstol san Pablo, de quien recibió la Fe Verdadera.

Estaba muy versado en la literatura y era médico de profesión.

Igual que san Pablo, del que fue discípulo, no conoció a Jesús, pero narró el Evangelio guiado por el Espíritu Santo y basándose en testigos oculares.

Escribió, con un estilo muy cercano y de fácil lectura, el Tercer Evangelio y los Hechos de los Apóstoles. En ellos, con gran estilo literario, muestra una atención especial hacia los pobres, los enfermos, los más débiles, los pecadores arrepentidos y hacia los beneficios que se obtienen con la oración, haciendo hincapié en la necesidad de orar siempre y de no cansarse de orar. También es relevante la gran estima y comprensión que muestra por la mujer, cosa no muy habitual en esa época.

Es el único que narra la infancia de Jesús y el que trata más sobre la intimidad de la Virgen María, con la que sí tuvo contacto directo y se supone que Ella misma le instruyó. Según la tradición fue también el pintor de varios iconos de la Virgen. 

Según la tradición, San Lucas sufrió la gloria del martirio en Acaya, donde fue colgado de la rama de un árbol. Según recogen antiguas crónicas, el Evangelista pidió que le enterrasen junto a una talla de la Virgen que él mismo había realizado. Más tarde, sus restos fueron trasladados a Constantinopla, donde se le enterró en la Basílica de los Santos Apóstoles. En la actualidad, sus restos se encuentran en la Basílica de Santa Justina, en Padua, Italia.

Al Evangelista san Lucas se le representa como un toro alado, por las narraciones del Apocalipsis, en las que se encuentran cuatro vivientes delante del trono del Cordero, cada uno relacionados con un Evangelista.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates