martes, 26 de agosto de 2014

ORACION A JESUS DEL GRAN PODER PARA PETICIONES DIFICILES, IMPOSIBLES



El Gran Poder de Jesucristo me valga, 
y sea quien alivie mis sufrimientos; 
oh Jesús dame la mano de tu gracia 
para que se aleje todo mal y miseria
y para que a mí lleguen tus beneficios. 
 
Oh Jesús del Gran Poder,
Jesús amado y adorado,
brazo fuerte y protector mío,
no me abandones en tan apurado trance,
Padre mío, mi buen Jesús, 
protege a esta alma pobre y abandonada.

No desoigas Jesús mío
las súplicas de este corazón triste y afligido,
lleno de amor por ti que eres mi Padre y protector,
mis súplicas llenas de amor y confianza
no pueden menos que llegar a Ti,
que eres el brazo fuerte, poderoso y protector,
que todo lo puedes y todo lo das. 

Jesús mío, Jesús de mi alma, Jesús nazareno,
espejo de luz, fuente de vida, camino de amor, 
ven a mí con tu corona de espinas,
con tu costado abierto,
con tu soga en la garganta y la cintura.

Jesús mío, mi muy amado Jesús, 
que tus ojos vean y tus oídos escuchen
el favor tan especial que te pido en está oración:

(pedir ahora lo que se desea conseguir)

pues aunque a mi me parezca difícil
yo se que Tú me lo puedes remediar,
Jesús mío, te suplico, dame Tú, 
lo que a mi me resulta imposible lograr 
con mis débiles medios.

Jesús del Gran Poder, mi Maestro
brazo fuerte y protector mío,
mira mis sufrimientos y apiádate de mi,
mira mis angustias y dame tu consuelo,
mira mi aflicción y concédeme solución, 
por tu Sangre Preciosa, 
por la Cruz que llevas en los hombros,  
Señor del Gran Poder en ti espero y confío, 
en Ti está la salud, la Vida, la Resurrección, 
en ti está la piedad y la misericordia, 
no tardes en venir con tu auxilio a mí, 
que Tu fortaleza me acompañe hoy y siempre 
y tu Gran Poder me asista en toda ocasión.
Así sea. Así se haga. Así se cumpla. 

Que la bendición del Señor de Gran Poder 
esté con cada uno de nosotros.

La paz de su semblante nos tranquilice.
Los méritos de su Cruz nos fortalezcan y defiendan
de cualquier mal, enemigo y adversidad 
y nos den la paz interior y exterior.

El amor de su corazón nos inflame.
Los sufrimientos de su Pasión nos consuelen.
El resplandor de sus llagas, nos den luz, 
nos iluminen cada una de nuestras palabras, 
de nuestras obras y acciones.

Que sus brazos amorosos nos acojan
algún día en la gloria eterna del cielo. 
 
Que la bendición de Dios todopoderoso:
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre cada uno de nosotros
y permanezca para siempre. Amén. 

Reza nueve Padrenuestros y Gloria.
Haz la oración y los rezos nueve días seguidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates