martes, 12 de marzo de 2013

ORACION A SAN IGNACIO DE LOYOLA PARA PETICIONES URGENTES




Glorioso Patriarca San Ignacio,
bienaventurado fundador de la Compañía de Jesús:
solicito de ti, si es para mayor gloria de Dios,
honor vuestro y provecho de mi alma
que yo consiga la fe y la virtud,
 que me son necesarias para agradar al Señor,
alcánzamelas de los Cielos mi bendito santo;
y si no, acomoda mi sincera solicitud
con todos mis pensamientos, palabras y obras, 
a lo que fue siempre el emblema y motivo
 de vuestras grandes e heroicas empresas:
“para mayor gloria de Dios”.

Santísimo san Ignacio, hombre cargado de fe, 
por la muy grande devoción que tuviste
al inefable misterio de la Santísima Trinidad
te suplico seas caritativo y me prestes tu ayuda.
 

Acude en mi auxilio, no me abandones
en este momento de desaliento por el que paso, 
y por tu inmensa virtud, por tu santa bondad
ruega e intercede ante el Altísimo, Señor de los Creado,
y solicítale presto me conceda favorable solución 
en estos graves y urgentes problemas que me afligen:

(decir los problemas y lo que se quiere conseguir). 

San Ignacio de Loyola bendito, 
siempre atento a nuestros infortunios y dificultades, 
yo....... con el corazón en la mano y humildemente 
te pido, te ruego y suplico no me dejes en el olvido, 
sabes bien que tengo necesidad de ti 
y que por mis medios no puedo solucionar 
la gran adversidad que se ha instalado en mi vida, 
ayúdame a remediar todo lo que me hace sufrir, 
lleva mi pedido cuanto antes a Dios Padre de bondad
y ante los pies de la Santísima Virgen María
para que me den sus bendiciones y auxilio 
y llegue cuanto antes a mí la solución 
que con tanta fe y esperanza he suplicado 
a través de esta humilde oración. 

Te pido también, san Ignacio, tu especial protección, 
aleja todo lo que impide mi avance y bienestar, 
líbrame de todo mal, accidente, peligro y enemigo, 
haz que no reciba daño alguno en mi duro caminar, 
que tu amparo me envuelva y tu paz me acompañe, 
que tu ejemplo esté presente en mi día a día, 
me haga amar a Dios y entregarme al prójimo 
y me ayude a ser una mejor persona. 
 
Conduce mis pasos por los caminos del bien,
para que pueda vivir conforme a la voluntad de Dios,
y que después de esta vida, cuando llegue mi hora, 
 encuentre la bienaventuranza en la otra,
para poder estar con la Inmaculada Virgen María, 
los Ángeles, Arcángeles y los demás Santos de Dios, 
para poder reunirme contigo san Ignacio, 
en la Patria Celestial para toda la eternidad.

Gloria al Padre, Gloria al hijo,
Gloria al Espíritu Santo,
Gloria a la Santísima e indivisa Trinidad,
como era en el principio, ahora y siempre,
por todos los siglos de los siglos.
Amén. +

Reza el Credo, la Salve, Padrenuestro, 
Avemaría y Gloria. 
Tienes que hacer la oración y los rezos tres días seguidos. Cada día repite tu pedido con mucha fe y sin perder la esperanza, pide con fervor lo que te es preciso para mejorar los aspectos de tu vida que no te son favorables y que te hacen desesperar. Confía plenamente en que san Ignacio de Loyola te va a conseguir los favores que pides de corazón al Señor y a la Virgen y que en poco tiempo todo problema y angustia van a desaparecer. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates