lunes, 25 de enero de 2016

JESUS MISERICORDIOSO, NOVENA PARA UNA MUY DIFICIL NECESIDAD




ORACION INICIAL
PARA TODOS LOS DIAS

En el nombre del Padre, del Hijo 
y del Espíritu Santo. Amén.

Oh misericordioso Jesús, tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta estos rezos que durante 9 días haré con fe,
pide al Padre Eterno por mis problemas y necesidades
y lléname de bendiciones.

Dios Padre, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Señor Todopoderosos,
te ofrezco el Cuerpo y la Sangre,
el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo,
nuestro Señor Jesucristo,
como expiación de mis pecados y los del mundo entero.

Por su dolorosa Pasión,
ten misericordia de nosotros y del mundo entero.
Tú que eres la fuente inagotable
de toda gracia y misericordia,
muéstrame tu amor por medio de tu Hijo Misericordioso
y concédeme llenarme de sus sentimientos
para bien de mis hermanos y mío propio.

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis;
llamad, y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide, recibe;
y el que busca, halla;
y al que llama, se le abrirá.” (Mt 7, 7 -8) 

 

ORACIÓN FINAL
PARA TODOS LOS DÍAS
CONSAGRACION A JESUS MISERICORDIOSO

 ¡Jesús misericordioso!
Yo confío y espero en tu misericordia,
misericordia que supera todo lo imaginable.

Hoy me consagro enteramente a ti
para vivir bajo los rayos de tu gracia y amor
que brotaron de tu santísimo Corazón, en la cruz.

Deseo propagar tu misericordia
por medio de obras de misericordia espiritual y corporal,
consolando a los pobres, afligidos y enfermos
y ayudándolos de acuerdo a mis posibilidades.

Tú protégeme como propiedad y gloria tuya
pues yo desconfío de mis fuerzas
y, conociendo mi debilidad e inconstancia,
lo espero todo de tu caridad y misericordia.
Que todos experimenten tu bondad
y la grandeza de tu amor misericordioso,
pongan en ti su confianza
y te alaben por toda la eternidad.
Amén.
¡Jesús misericordioso, en ti confío!

PRIMER DÍA

"Dios amó tanto al mundo,
que entregó a su Hijo único
para que todo el que cree en Él no muera
sino que tenga Vida Eterna.
Porque Dios no envió a su hijo para juzgar al mundo:
sino para que el mundo se salve por él".
(Jn. 3; 16- 17).

Jesús misericordioso,
tú eres el rostro humano de Dios,
la expresión más sublime
de su amor misericordioso e infinito;
enséñame a confiarme totalmente en ti.

Ayúdame a abandonarme en tus manos
con la confianza de un niño
que reposa en los brazos de su madre amorosa.

Aparta de mí toda sombra de desconfianza
o de desesperación
y todo mal sentimiento de culpa o de vergüenza.

Tú sabes de qué barro fuimos formados
y me amas como soy,
enséñame a aceptarme y a amarme, tal cual soy.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

SEGUNDO DÍA

"Dijo Jesús:
Venid a mí todos los que estáis afligidos y agobiados,
y yo os aliviaré.
Cargad sobre vosotros mí yugo y aprended de mí,
porque soy paciente y humilde de corazón,
y así encontrarais alivio.
Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”
(Mt 11;28-30)

Jesús misericordioso, en ti confío,
afligido y agobiado por diversas circunstancias
a ti acudo confiadamente en busca de alivio y consuelo

Enséñame a ser paciente y humilde como tú
y a vivir un día a la vez,
confiado y abandonado
en el amor misericordioso del Padre
que viste a las flores silvestres
y alimenta a los pájaros que vuelan por el cielo
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

TERCER DÍA

"Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:
Me da pena esta multitud:
porque hace tres días que están conmigo
y no tienen qué comer.
No quiero despedirlos en ayunas
porque podrían desfallecer en el camino. "
(Mt: 15, 32.)

Jesús misericordioso,
apiádate de mí y sé siempre mi único alimento.

Quien come tu carne y bebe tu sangre
recibe los beneficios de tu Pasión redentora,
tiene un anticipo de la vida eterna
y se llena de la gracia necesaria
para afrontar las adversidades de la vida.

Dame siempre hambre y sed de ti
y hazme capaz de compartirte con el mundo entero.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

CUARTO DÍA

"Mientras Jesús estaba comiendo en casa de Leví,
muchos publicanos y pecadores
se sentaron a comer con Él y sus discípulos;
porque eran muchos los que lo seguían.
Los escribas del grupo de los fariseos
al ver que comía con pecadores y publicanos,
decían a sus discípulos:
¿Por qué come con publicanos y pecadores?
Jesús, que había oído les dijo:
No son los sanos los que tienen necesidad del médico,
sino los enfermos.
Yo no he venido llamar a los justos
sino a los pecadores"
(Mc. 2, 15-17)

Jesús misericordioso,
amigo de los pecadores y médico celestial,
deseo hacerme digno de los favores que concedes
a los que de veras te conocen, aman y sirven.

Mira que soy muy pobre y necesito de tu generosidad.

Mira que soy muy limitado
y necesito de tus divinas enseñanzas
para luz y guía de mi ignorancia.

Mira que soy muy débil y necesito apoyarme en ti
para no desfallecer.
¡En ti confío, ahora y siempre!
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

QUINTO DÍA

"Al desembarcar Jesús vio una gran muchedumbre,
y se compadeció de ella,
porque eran como ovejas sin pastor
y estuvo enseñándoles largo rato".
(Mc. 6 34.)

Jesús misericordioso,
que te compadeciste de la gente
que andaban como ovejas sin pastor,
te ruego seas todo para mí:
socorro de mi miseria, luz de mis ojos,
báculo de mis pasos, remedio de mis males,
auxilio en toda necesidad.

Te hago entrega de todo mis ser,
tómalo y dame a cambio
lo que sabes que me ha de hacer bueno en la tierra
y dichoso eternamente.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

SEXTO DÍA

"Dijo Jesús:
yo he venido para que las ovejas tengan vida
y la tengan en abundancia.
Yo soy el Buen Pastor:
el buen pastor da su vida por las ovejas".
(Jn 10,11)

Jesús misericordioso,
Buen Pastor que conoces a tus ovejas
y llamas a cada una por su nombre, en ti confío.

Tú me conoces mejor que yo mismo
y sabes lo débil e inconstante que soy;
sostenme sobre tus hombros
y permíteme descansar en ellos.

Si en Ti me confío, jamás quedaré defraudado
No permitas que me aparte de ti.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria. 

SÉPTIMO DÍA

"Jesús, al ver llorar a María, la hermana de Lázaro,
y también a los judíos que la acompañaban,
conmovido y turbado, preguntó:
¿Dónde lo pusieron?
Le respondieron: Ven, Señor y lo verás.
Y Jesús lloró.
Los judíos dijeron: ¡Cómo lo amaba!"
(J n . 11, 33-25)

Jesús misericordioso,
conmuévete de mi dolor por las pérdidas,
definitivas o temporales, de mis seres queridos.

Enciende mi esperanza y asemeja mi corazón al tuyo
para que pueda hacer más transparente
el amor sincero que siento por los demás.

Muchas veces veo el bien que quiero,
y hago el mal que tantísimo detesto,
enséñame a aceptarme así como soy:
limitado e imperfecto,
y a amarme porque Tú,
a pesar de mis limites y pecados,
me amas igualmente
y diste en la Cruz tu vida por mi salvación.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

OCTAVO DÍA

"Jesús dijo:
Amad a vuestros enemigos,
haced el bien y prestad sin esperar nada en cambio.
Entonces la recompensa de vosotros será grande,
y seréis hijos del Altísimo,
porque Él es bueno con los desagradecidos y los malos.
Sed misericordiosos,
como el Padre es misericordioso con vosotros. "
(Lc 6, 35 - 36)

Jesús misericordioso,
enséñame a ser misericordioso,
para que, de acuerdo a mis límites y condicionamientos,
sea capaz de imitar la misericordia de Dios.

Aleja de mí la costumbre de juzgar y condenar,
llena mi corazón
de sentimientos de compasión y comprensión,
y concédeme experimentar alegría sincera
ante el bienestar de mis semejantes los hombres.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

NOVENO DÍA

"Sed entre vosotros acogedores,
como Cristo os acogió a vosotros para la gloria de Dios.
Porque os aseguro que Cristo
se hizo servidor de los judíos
para confirmar la fidelidad de Dios,
cumpliendo las promesas que él había hecho
a nuestros padres,
y para que los no creyentes glorifiquen a Dios
por su misericordia. "
(Rom. 15, 7 - 9)

Jesús misericordioso,
quiero cantar eternamente la misericordia de Dios
que Tú con amor nos manifiestas.

¿A quién temeré,
si tú no viniste a juzgarnos, sino a salvarnos?
¿Quién podrá quitarme la alegría o las ganas de vivir?

Al finalizar esta novena,
quiero pedirte te quedes a mi lado,
que nada, ni nadie me aparte jamás
de tu amor misericordioso ya que en Ti confío.
Amén.

Oh misericordioso Jesús,
sé que tu bondad es infinita
y los tesoros de tu gracia son inagotables,
acepta esta novena que hago con fe
y ayúdame en esta muy difícil necesidad que tengo:

(decir lo que se desea conseguir).

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates