viernes, 4 de octubre de 2013

ORACION A SANTA MARIA DE LA CABEZA PARA INFIDELIDADES Y GRAVES PROBLEMAS EN LA PAREJA (CRISIS, SEPARACION, DESAMOR...)


Imagen de Santa Maria de la Cabeza sosteniendo una Vela en la Mano Derecha

Gloriosa santa María de la Cabeza,
esposa del bendito san Isidro, el labrador,
con el que tuviste un amor bello y desinteresado,
estando tan unidos que fuisteis una sola carne,
un solo corazón, un alma única,
ayúdame en mis problemas,
ayúdame a conseguir lo que tanto quiero y deseo.

Tú que junto a tu noble y milagroso marido,
viviste entregada a la caridad con los demás;
tú que con pureza, modestia y devoción a Dios
compaginaste la familia, el hogar y la oración,
ruega por los que necesitamos tu auxilio
y lleva nuestros problemas ante el Señor. 

 
Virtuosa santa María de la Cabeza,
tú que sabes lo que es el amor escucha mis suplicas:
quizá por abandono y dejadez,
quizá por falta de entrega y comprensión, 
la hermosa relación que tenía con mi pareja
no es lo que antes era, ahora pasamos una gran crisis
y la unión y estabilidad que había en mi relación
ha dado paso a los celos, los reproches, la infidelidad,
por ello te suplico intercedas 
y se acaben los reproches y las discusiones,
para que pueda recuperar lo que tuve,
y el amor, la amistad, el cariño y la complicidad
vuelvan a reinar en mi pareja, en mi hogar,
solicito tu especial ayuda para:

(hacer la petición).

Oh santa María de la Cabeza,
tú que tuviste una vida pura y entregada,
tú que con sencillez te dedicaste a la familia,
tú que con amor y fidelidad hacia tu esposo
supiste compaginar la vida de oración y el matrimonio,
concédeme lo que con humildad te solicito,
haz que recupere a la persona que tanto ansío,
y que mi hogar sea un templo donde reine el amor,
 la entrega, la unión, la fidelidad, el cariño y la armonía.

Santa María de la Cabeza,
tú que en vida fuiste rica ante los ojos de Dios
y hoy gozas junto a Él de la patria eterna,
lleva ante el trono del Altísimo
mis peticiones y haz que sean prontamente atendidas;
te ruego también me ayudes a lograr
una verdadera conversión de corazón
para que pueda demostrar con obras mi amor a Dios.
Amén. +

Reza con mucha fe y esperanza el Credo,
Padrenuestro, Avemaría y Gloria. 

Repite la oración y los rezos cinco días seguidos. 

NOTAS SOBRE LA BIOGRAFÍA DE SANTA MARÍA DE LA CABEZA
Esta santa mujer nacida en Guadalajara (España), se trasladó a Torrelaguna, donde conoció a san Isidro Labrador, que más tarde sería su esposo. 
Además de ocuparse de las labores de la casa, ayudaba constantemente a su esposo en tareas del oficio de san Isidro tales como la construcción de pozos, y también le ayudaba en otros trabajos tales como la limpieza de la capilla local etc.
Conocida por ser una mujer siempre pendiente de su familia sus virtudes eran la sencillez, la austeridad, la caridad, el espíritu de servicio, pureza, modestia, y sobre todo la devoción a Dios y a la Virgen.

Tuvo un matrimonio feliz junto a san Isidro, vivían tan unidos como si fueran dos en una sola carne, un solo corazón y un alma única. Su lema fue ayudar a los demás, lo poco que tenían lo repartían entre los necesitados. 

Como ambos esposos no tenían mayor ilusión que llevar una vida pura y fervorosamente dedicada a Dios, un día se pusieron de acuerdo para separarse, después de criar su único hijo, quedándose él en Madrid, y ella marchándose a una ermita, situada en un lugar próximo al río Jarama. Su nuevo género de vida solitaria, casi celeste, consistía en obsequiar a la Virgen, hacer largas y profundas meditaciones, teniendo a Dios como maestro, limpiar la suciedad de la capilla, adornar los altares, pedir por los pueblos vecinos ayuda para cuidar la lámpara, y otros menesteres.

Estando entregada a esta clase de vida piadosa, unos hombres enemigos, sembradores de cizaña en aquel campo tan limpio de malas hierbas, comunicaron a Isidro que hacía mala vida con los pastores. El santo varón, buen conocedor de la fidelidad y del pudor de su esposa, rechazó a los delatores como agentes del diablo. De todos modos quiso saber de donde habían sacado aquellas especulaciones. La siguió los pasos uno de tantos días. 

Con sus propios ojos vio que su mujer, como de costumbre, con la mayor naturalidad, se acercó al río, que, aquel día bajaba lleno de agua,  por las lluvias abundantes caídas y, con mucho ímpetu extendió su mantilla sobre la corriente y, como si fuera una barquilla, pasó tranquilamente a la otra orilla, sin dificultad alguna. Con la contemplación directa de esta escena, repetida en otros días, el honor de esta mujer continuó intacto ante su marido y ante los vecinos de la comarca.

En los últimos años de su vida regresó a Madrid y de nuevo empezó a vivir con la admirable vida santa de antes. Después de morir su marido, volvió a su querida casa de la Virgen, como si fuera una ciudad bien defendida por Dios. En este lugar murió, llena de años y méritos. 

Fue enterrada piadosa y religiosamente en la misma ermita, en un lugar, especialmente escogido por miedo a una posible profanación de los sarracenos. Cuando éstos fueron expulsados a sus tierras africanas, vigente todavía el ejemplo de la vida santa de esta mujer, fueron localizados sus restos, gracias a una inspiración del cielo. Al sacarlos, todos advirtieron un olor especialmente agradable, nunca percibido.

En 1645, Santa María se trasladó a la Iglesia de San Andrés de Madrid, para ser venerada junto con el cuerpo de su esposo, San Isidro. 

Su festividad es el 9 de septiembre y también se celebra el 15 de mayo (con su esposo).

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates