miércoles, 6 de diciembre de 2023

ORACION AL PODEROSO SAN CIPRIANO CONTRA MAGIA NEGRA, HECHIZOS, CHISMES, ENVIDIAS, MAL DE OJO...



ORACIÓN

Oh Señor Padre Eterno, escucha nuestras peticiones. 

Somos muchos los que a diario acudimos a Ti, esperando recibir tus bendiciones, tus Santos Auxilios. 

Confiando en que nos concederás tus favores y beneficios, te rogamos que no dejes de ayudarnos. 

No nos dejes solos ante las adversidades y los problemas. 

Por intercesión del aclamado santo Cipriano, haznos llegar lo necesario para salir de todos los males que nos perturban e impiden tener tranquilidad y progreso.

Dios Todopoderoso, que te manifiestas en tus obras, Altísimo Señor de todo lo creado, a quien respetan humildes los santos Ángeles, obedecen sumisos los celestiales Arcángeles y rinden vasallaje serafines y santos, yo te adoro como centro de todas las perfecciones.

Altísimo Señor, Padre amado, autor del todo bien y fuente inagotable de toda santidad, desde lo más profundo te agradezco de todo corazón los muchos y señalados dones de la naturaleza, virtudes y mercedes con que enriqueciste en este mundo a tu fidelísimo siervo san Cipriano, y por las muchas necesidades que ha aliviado con su santa y poderosa intercesión.


Oh glorioso san Cipriano, te damos gracias por ser nuestro protector, por los señalados favores que hemos recibido del cielo mediante tu poderosa intervención.

Virtuosísimo san Cipriano, te pido que me libres de los ataques constantes de los malos enemigos, visibles o invisibles. 

Líbrame de todo daño y mal que ellos me quieran causar. 

Desármalos, aléjalos, destiérralos de mi lado.

Haz que no se ensañen conmigo ni deseen mi perdición.

Sálvame de graves enfermedades y muerte repentina, de tempestades, rayos, incendios, inundaciones, de accidentes y de cualquier desgracia o catástrofe.

Líbrame de vecinos inconvenientes, de malas compañías, de malas lenguas. 

Aléjame de gente envidiosa y malintencionada, de ruindades, celos, chismes y traiciones.

Protégeme de brujerías y hechicerías. 

No dejes que me dañen con magia negra, ni que me envíen ningún tipo de maleficio, conjuro, trabajo, amarre o mal de ojo.

Si cayere en prisión, consuélame y ayúdame a salir de ella con honra, con prontitud y con la frente en alto.

Con tus vestiduras, santo mío, cúbreme y líbrame de todos los peligros que ante mí se presenten o se vayan a presentar.

Te ofrezco, abogado mío, poderoso san Cipriano, el culto y la honra que hoy se te tributa en todo el universo.

Alcánzame, amoroso protector, en esta ocasión, este especial favor que con humildad te imploro (haz aquí la petición).

San Cipriano poderoso, eleva mi solicitud al Altísimo, para que, con tu ardor e intercesión, pronto me sea concedida si conviene a mi alma. 

Haz que mi vida sea agradable a Él, para que así goce de tu dichosa compañía en la Gloria con Dios y la Virgen, con los Ángeles y todos los demás santos. Así sea, así se cumpla mi petición.

“Oh santo amigo, santo prodigioso, ven en mi amparo, dame abrigo y protección. 

Ven rápido en mi ayuda, ven a mí. 

Necesito tu fuerte presencia en mi vida.”


San Cipriano: Vida, Milagros y Poder

Tascio Cecilio Cipriano, también conocido como San Cipriano, fue un clérigo y escritor romano nacido alrededor del año 200 en Cartago, África del Norte. 

Su vida y legado han dejado una huella indeleble en la historia de la Iglesia. 

Orígenes y Conversión:

Cipriano, antes de su conversión, era un hombre educado y versado en la retórica. 

Viajó por Grecia, Egipto e India en busca de conocimiento.

Su encuentro con el cristianismo lo llevó a donar parte de su riqueza a los pobres y a convertirse al cristianismo alrededor de los 35 años.

Obispo de Cartago:

En el año 249, Cipriano fue consagrado obispo de Cartago. Su firmeza durante la herejía novaciana y su habilidad pastoral lo hicieron destacar.

Durante la persecución de Valeriano, Cipriano se mantuvo firme en su fe y alentó a otros cristianos a permanecer leales a Cristo.

La Peste Cipriana:

Cipriano describió una plaga que afectó a Cartago y se conoce como la “peste cipriana”. Su relato detallado ayudó a comprender la magnitud de la epidemia.

Martirio y Legado:

En el año 258, Cipriano fue martirizado en Cartago. Su firmeza en la fe y su muerte por Cristo lo convirtieron en el primer obispo-mártir de África.

Su habilidad retórica y sus escritos en latín lo hicieron destacar como uno de los más importantes escritores cristianos de su tiempo.

Devoción y Poder:

San Cipriano es venerado como protector contra la magia negra, las enfermedades y los enemigos.

Su intercesión se busca en momentos de dificultad y su ejemplo de fidelidad sigue inspirando a los fieles.

En resumen, San Cipriano es recordado como un líder valiente, un mártir fiel y un defensor de la fe. Su vida y milagros continúan inspirando a generaciones de cristianos en todo el mundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

ENTRADAS MÁS VISITADAS EN LA ÚLTIMA SEMANA

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...