viernes, 24 de mayo de 2024

MARÍA AUXILIADORA: ORACIÓN PARA AYUDA EN LOS PROBLEMAS Y PROTECCIÓN

 



La Virgen María Auxiliadora es una figura muy venerada y querida por los católicos.
A lo largo de los siglos, se le han atribuido numerosos milagros, demostrando su poder y protección hacia aquellos que la invocan con fe y solicitan con sinceridad de corazón su auxilio, su ayuda, amparo y protección.

La devoción a María Auxiliadora es muy antigua y está grandemente extendida. Goza de enorme devoción en continentes y naciones y, por ser poderosa protectora de la familia, a Ella a diario le piden auxilio y refugio millones de personas. 
Haz esta oración con fe, pídele lo que necesitas y verás en breve los buenos resultados que obtienes. 

ORACIÓN A MARÍA AUXILIADORA 
PARA PEDIR SU AUXILIO Y PROTECCIÓN.

Virgen María Auxiliadora, madre amorosa y protectora, en estos momentos de aflicción acudimos a ti con humildad y devoción.

Te pedimos ayuda en nuestras necesidades económicas, para que podamos superar las dificultades financieras que enfrentamos.
Intercede por nosotros ante tu Hijo, Jesús, para que nuestras cargas sean aliviadas y nuestras preocupaciones disipadas.



Auxílianos en los momentos de tribulación y confusión. Guíanos por el camino correcto, ilumina nuestras decisiones y danos la fortaleza para enfrentar los desafíos e infortunios que se presentan día a día en nuestra vida cotidiana.

Enfermedades y dolencias nos aquejan, querida Madre, por ello te pedimos que extiendas tu manto sobre nosotros y nos cures con tu bondad, llega a nosotros y sé nuestra medicina con tu amorosa intercesión. 
Haz que nuestro hogar goce de dicha, armonía, comprensión y tolerancia; llena nuestras vidas de amor, unión y felicidad.  

Lleva sin tardar nuestras súplicas al Trono de Dios, para que podamos experimentar la sanación física y espiritual que tanto anhelamos y que como bien sabes precisamos para seguir adelante y no sufrir por dolores, afecciones o enfermedades.

Resguarda bajo tu sagrado manto a nuestras familias y protege sin cesar nuestros hogares.
Sé nuestro refugio en tiempos de peligro, adversidad y angustia.
Defiéndenos de todo mal y líbranos de las trampas del enemigo.
Que tu presencia nos rodee como un escudo invulnerable. Que tus milagrosas manos nos bendigan y llenen de todo lo bueno y tus maternales ojos nos miren con ternura y benevolencia en todo momento, sobre todo en las malas situaciones y en las angustias. 

Querida Virgen María Auxiliadora, te estamos grandemente agradecidos por los favores que has concedido en el pasado, por los milagros que has obrado en nuestras vidas, por las bendiciones que hemos recibido, y te rogamos sigas regalándonos tu afecto y socorro. Permítenos ser testigos de tu amor constante y tu poderosa intercesión.

En este día, te consagramos nuestros corazones y nuestras intenciones y te pedimos que no nos abandones jamás.
Que tu maternal protección, tu benignidad y generosidad nos acompañen siempre. 
Amén. De Ti lo espero todo, Madre querida.  

DOS MILAGROS RELEVANTES DE MARÍA AUXILIADORA (entre la infinidad de los obrados).

El Niño Sostenido en Vuelo: en el siglo IV, según la tradición, un niño cayó desde una alta ventana y fue atrapado por la Virgen María Auxiliadora en el momento en que tocó el suelo.


Ella lo sostuvo en vuelo hasta que pudo por fin ser rescatado por sus padres.

Protección de Roma: en el año 590, la Virgen María se le apareció a san Gregorio I Magno, entonces Papa, y le prometió proteger a la ciudad de Roma de una plaga de langostas.
El Papa oró fervientemente a María, y las langostas se alejaron de la ciudad.

Fundación de los Dominicos:

En el siglo XIII, la Virgen María se le apareció a santo Domingo de Guzmán y le prometió que sería el fundador de una nueva orden religiosa, los dominicos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

ENTRADAS MÁS VISITADAS EN LA ÚLTIMA SEMANA

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...