jueves, 30 de octubre de 2014

ORACION A LA VIRGEN DE LOS DOLORES PARA URGENTES PETICIONES




¡Santísima y muy afligida Madre,
Virgen de los Dolores y Reina de los Mártires! 
benignísima Señora de Misericordia
Soberana Madre Dolorosa, 
reparadora de la gracia y del perdón. 

Estuviste de pie, inmóvil, bajo la Cruz,
mientras moría tu Hijo.

Por la espada de dolor que te traspasó entonces,
por el incesante sufrimiento de tu vida dolorosa
y el gozo con que ahora eres recompensada
de tus pruebas y aflicción,
mírame con ternura Madre,
ten compasión de mí y de mis sufrimientos, 
acógeme en tu seno para que tenga descanso, 
que vengo a tu presencia para venerar tus dolores. 

Deposito mi petición con inmensa confianza
en el santuario de tu Corazón herido. 


Te suplico que presentes a Jesucristo, 
en unión con los méritos infinitos
de su Pasión y Muerte,
los que sufriste junto a la Cruz,
y por vuestros méritos
me sea concedida esta urgente petición
que con inmensa fe y esperanza solicito:

(decir el favor que desea conseguir).

¿A quién acudiré yo en mis necesidades y sufrimientos
sino a ti, Madre de misericordia?

Tan hondo bebiste del cáliz de tu Hijo
que puedes compadecerte de los sufrimientos
de quienes están todavía en este valle de lágrimas.

Ofrece a nuestro divino Salvador
lo que Él sufrió en la Cruz
para que su recuerdo
le mueva a compadecerse de mí, pobre pecador.

Refugio de pecadores y esperanza de la humanidad,
acepta mi petición y escúchala favorablemente,
si es conforme a la voluntad de Dios. 


Señor Jesucristo, te ofrezco los méritos de María,
Madre tuya y nuestra,
que ganó bajo la Cruz.

Por su amable intercesión
pueda yo obtener los deliciosos frutos
de tu Pasión y Muerte.
Así sea.

Rezar siete Avemarías, un Padrenuestro y un Gloria.


OFRECIMIENTO A LA VIRGEN DE LOS DOLORES

María, Virgen Santísima y Reina de los Mártires,

acepta el sincero homenaje de mi amor infantil; 
recibe mi pobre alma dentro de tu corazón,
traspasado por tantas espadas.
Tómala por compañera de tus dolores 
al pie de la Cruz, donde Jesús murió 
para redimir y salvar al mundo.

Contigo, Virgen de los Dolores,

quiero sufrir gustosamente todas las pruebas,
sufrimientos y aflicciones, todas las penas, 
que Dios se complazca en mandarme. 

Los ofrezco en memoria de tus dolores. 

Haz que todos mis pensamientos y latidos del corazón

sean un acto de compasión y amor por ti. 

Madre amadísima ten compasión de mí,

reconcíliame con Jesús, tu divino Hijo,
mantenme en su gracia
y asísteme en mi última agonía,
para que pueda yo encontrarte en el Cielo
juntamente con el Hijo. Amén.  

Reza un Avemaría y Gloria. 
Repetir las oraciones y los rezos tres días seguidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates