viernes, 8 de agosto de 2014

ORACION A SAN BENITO CONTRA ENEMIGOS, POBREZA, MALES, ENFERMEDADES




Oh glorioso Padre San Benito, 
obrador de maravillas, cooperador de Cristo
en la obra de Salvación de las almas
te saludamos con especial afecto y devoción, 
y a ti acudimos con humilde corazón.

¡Oh Patriarca de los monjes! 
Mira desde el cielo la viña que plantó tu mano.
Multiplica el número de tus hijos, y santifícalos. 

Cuida y guarda de un modo especial
a cuantos nos ponemos con filial cariño
bajo tu amparo, defensa y protección.

Oh san Benito, maestro de la caridad,
tu gran poder ante Dios se reconoce hoy,
más que nunca,
por la multitud de prodigios y favores
que por tu mediación Dios nos ofrece. 

 
Ruega por los que sufrimos enfermedad y dolor,
por los que padecemos angustia y aflicción,
por los que estamos indefensos ante los enemigos,
por los que pasamos pobreza y necesidad,
ruega por todos nosotros que te somos fieles devotos.

Glorioso san Benito, humilde de corazón,
alcánzanos del Señor toda las gracias
que nos son necesarias durante esta vida
y especialmente obtennos este gran favor
por el cual hoy acudimos a ti:

(haz ahora con esperanza y fe la petición).

San Benito, fiel varón de Dios,
que siempre estuviste animado por un ardiente celo
para asistir al prójimo en sus infortunios y desdichas,
no dejes de darnos tu favores y bendición,
alcánzanos lo que con sencillez pedimos.

Oh san Benito, vencedor de los demonios,
te rogamos que alejes de nosotros todo mal,
líbranos de amenazas, inseguridades y malos trances, 
aléjanos de cualquier mal, maldad y traición, 
danos patrocinio, defensa y protección
contra enemigos, infortunios y fatalidades.

Tú que amaste a Dios sobre todas las cosas
y le entregaste sin reserva tu corazón,
consíguenos también el amor de Dios, 
que seamos bien recibidos por Él 
cuando los agobios y las carencias nos rodeen.

Concédenos alcancemos del Señor,
la gracia de la perseverancia final,
de una buena muerte,
y de tu asistencia e intercesión
en nuestro último día. 
Amén. + 

Rezar con mucha fe el Credo, Padrenuestro y Gloria. 
Hacer la oración y los rezos tres días seguidos. 

San Benito es un poderoso protector que nos defiende de todo ataque del enemigo, de los males y peligros que nos rodean y que no deja de interceder ante Dios por nuestros grandes problemas y graves necesidades. Acude con plena confianza ante este glorioso santo y pídele que no deje de darte su amparo, que no deje de ser tu abogado y protector, sobre todo cuando estés agobiado-a y no sepas como salir de lo que te quita el sueño y te aflige. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates