lunes, 28 de julio de 2014

ORACION A LA VIRGEN DE LA ESTRELLA CONTRA ENVIDIAS, ENEMIGOS, DIFAMACIONES, MALES


Oh Santa María de la Estrella,
Reina Inmaculada,
enriquecida con la plenitud de la gracia Celestial:
la Divina Providencia os ha destinado
para ser nuestra brillante Estrella
,
para auxiliar a vuestros afligidos hijos 
que hoy os necesitan,
por ello os rogamos nos concedáis Piadosa Madre,
vuestros luminosos fulgores
y seáis nuestra misteriosa y bendita Estrella,
para que, saliendo de las sombras de la maldad,
los que en ellas por desgracia nos hallamos,
logremos penetrar en la Luz del Cielo
donde habita el inmortal Jesús.

Oh Virgen benditísima, Señora de la Estrella,
¡oh Madre de piedad y de clemencia!
Señora gloriosa, apiadaos de nosotros
y dadnos merced en nuestros trances apurados,
y con vuestros soberanos resplandores
y con vuestra divina y amorosa protección
haced que superemos los peligros 
y los males 
que cada día nos rodean y nos acechan. 

 
¡Oh, Maestra y Trono de la Sabiduría! 
aliviadnos, dadnos ayuda en este valle de lágrimas,
de infortunios, de recelos,
de injusticia y malicia, 
dadnos vuestro singular amparo. 

Alejad Madre de nosotros las malas personas,
las que, por envidia, odio o rencor,
ahora tanto daño nos causan,
no permitáis que sus mentiras y difamaciones
nos causen perjuicio en nuestras vidas,
no dejéis que la perversidad y la falsedad
que guardan en su corazón
nos impida avanzar y conseguir nuestros objetivos,
Madre y Estrella, remediad nuestras aflicciones,  
y liberadnos de lo que tanta amargura nos causa: 

(decir lo que se desea conseguir). 

¡Oh dulcísima Patrona y Abogada cariñosa! 
mostrad a todos vuestros hijos que sois su Madre, 
dándonos el amparo y custodia que solicitamos 
y así después de socorrernos en la vida, 
subiremos a cantar vuestras alabanzas, 
por toda la eternidad, en la Gloria Celestial. 

¡Oh María santísima! elegida y destinada 
al eterno por la augusta Trinidad 
para Madre del unigénito Hijo del Padre, 
anunciada por los Profetas, 
esperada de los Patriarcas, 
y deseada de todas las gentes; 
sagrario y templo vivo del Espíritu Santo, 
sol sin mancha, 
porque fuisteis concebida sin pecado original, 
Señora del cielo y de la tierra, 
Reina de los Ángeles, estrella que nos guías; 
nosotros humildemente postrados os veneramos,
y desde lo más íntimo de nuestro corazón 
os suplicamos que os dignéis benigna 
ser nuestra Madre protectora. 

Con vuestras singulares virtudes 
y por las gracias y dones que adornan vuestra alma 
por los muchos milagros desde vuestra Imagen 
de Nuestra Señora de la Estrella 
habéis concedido a los que, con abundante fe,  
con humildad y verdadera devoción 
os rezan, veneran y recurren en sus problemas, 
os pedimos sigáis dando ayuda 
a los afligidos y necesitados,
concediendo amable consuelo a los tristes, 
salud a los enfermos, asilo a los desamparados 
y, en fin, alegría y protección a todos. 
 Amén. + 

Reza con fervor y entrega la Salve y el Credo. 
Haz tres días seguidos la oración y los rezos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates