lunes, 4 de noviembre de 2013

ORACION A NUESTRA SEÑORA DE LA DULCE ESPERA (PEDIR SER MADRE, PROTECCION EMBARAZO)


Escultura de la Virgen en Estado de Buena Esperanza


Bendita seas María, Virgen y Madre,
el Señor te lleno de gracia y alegría
en la dulce espera de Jesús.
María, Madre del amor hermoso,
dulce muchacha de Nazaret,
tú que proclamaste la grandeza del Señor y,
diciendo que "si",
te hiciste Madre de nuestro Salvador
y Madre nuestra:
atiende hoy las súplicas que te hago.

En mi interior una nueva vida está creciendo:
un pequeño ser que traerá alegría y gozo,
inquietudes y temores,
esperanzas y felicidad a mi hogar. 


 
Cuídalo y protégelo mientras yo lo llevo en mi seno, 
y que, en el feliz momento del nacimiento,
cuando escuche sus primeros sonidos
y vea sus manos chiquitas,
pueda dar gracias al Creador
por la maravilla de este don que Él me regala.

Que, siguiendo tu ejemplo y modelo,
pueda acompañar y ver crecer a mi hijo. 
Ayúdame e inspírame
para que el encuentre en mi un refugio
donde cobijarse y, a la vez,
un punto de partida para tomar sus propios caminos. 

Madre de la Dulce Espera,
acuérdate de las parejas
que desean ser padres y no lo consiguen,
concédeles tu ayuda, tu milagroso auxilio
para que pronto se solucione todo lo que lo impide, 
para que sus problemas para concebir se acaben  
y puedan ver cumplidas sus esperanzas,
haz que se apoyen mutuamente
y se mantengan unidos en los caminos de la vida;
bendíceles con el tesoro mas preciado
que es la concepción de un hijo 
para que en sus vidas estén completas y haya dicha.

Además, dulce Madre mía, Señora compasiva, 
fíjate especialmente en aquellas mujeres
que enfrentan este momento solas,
sin apoyo o sin cariño, por las causas que sean.

Que en sus corazones puedan sentir el amor del Padre
y que descubran que cada niño-a 
que viene al mundo es una bendición.

Que sepan que la decisión heroica
de acoger y nutrir al hijo les es tenida en cuenta.

Nuestra Señora de la Dulce Espera,
dales tu consuelo, fuerza y valor. 

Oh María, llena de gracia y Madre de Dios, 
Madre nuestra Santa y generosa, 
que estás llena de compasión por nosotros, 
acude a nuestras vidas y danos tu amparo, 
vuelve a nosotros tus piadosos ojos 
no dejes de aceptar con agrado 
las peticiones que te hemos presentado, 
sabes que en Ti depositamos nuestras esperanzas, 
y que te necesitamos en nuestros problemas. 

Tenerte como Madre nos afianza 
en el largo y duro camino de la vida, 
por ello recurrimos confiados a Ti 
esperando ver cumplidos nuestros deseos 
de ser madres, de tener un hijo-a, 
y de tenerte a nuestro lado en cada instante 
dándonos tu inmenso auxilio cuando te llamamos 
y tu poderosa protección cuando la necesitamos. 

No dejes de ser nuestro amparo 
en los momentos de adversidad y cuando sufrimos, 
no dejes de guardarnos bajo tu Santo Manto 
ni de ser nuestro refugio seguro, 
no nos sueltes de la mano ante la adversidad 
y con maternal desvelo guía nuestros pasos 
por los caminos del bien. 
Amén. +

Reza con devoción la Salve y Tres Avemarías. 
Haz la oración y los rezos tres días seguidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates