martes, 23 de julio de 2013

ORACION A MARIA PARA LIBERACION, AMPARO Y PROTECCION DEL HOGAR


Imagen de la Virgen Maria con la cabeza reclinada sobre el Niño Jesus que sostiene en brazos

María, mi Madre, mi Fortaleza,
 Refugio del Amor Santo,
 santifica esta casa por medio del Amor Santo. 
¡Oh! María, noble descanso de la Trinidad Santa, 
¡Oh! piadosa María, paz y serenidad 
de los que con esperanza te invocan, 
protege nuestro hogar y danos tu amparo. 

Abre el corazón de todos los que habitamos aquí
 para que seamos mejores personas,
fortalece nuestros sentimientos de amor
para que convivamos en amor y la unidad familiar. 


 
Guíanos por el sendero del Amor Santo. 
Triunfa sobre cualquier mal que nos dañe,
 ya sea una fuerza desconocida
 dentro de estas paredes,
 un hábito seductor o algún apego voluntario
 que hayamos escogido nosotros mismos.

Defiéndenos de los enemigos,
presentes, pasados y futuros,
visibles o invisibles, conocidos o desconocidos, 
que quieran romper la unión y la armonía, 
la estabilidad alojada en nuestra familia,
libéranos, defiéndenos, presérvanos, cuídanos,
aleja de nosotros toda maldad y malicia, 
líbranos de las malas personas 
que con sus acciones, palabras o pensamientos 
quieran perjudicarnos y lastimarnos, 
danos tu amparo y protección hoy, 
mañana y en todo tiempo y lugar. 

Madre piadosa que nos concedes 
con facilidad las gracias que nos hacen falta, 
pues tu eres poderosísima en las Alturas 
y cualquier gracia que pides a tu Hijo,  
para auxiliarnos, para que no suframos, 
te es concedida al instante 
haz que recibamos este favor en particular 
que con fervor y humildad pedimos 
para que nuestras vidas sean más dichosas: 

(pide ahora lo que deseas conseguir). 

Dulce Madre, no te alejes de este hogar, 
haz que recibamos la ayuda que pedimos. 

Virgen pura, Virgen llena de gracia, 
alabada y glorificada seas por siempre, 
por todos tus hijos por toda la eternidad, 
nosotros con afecto te agradecemos 
lo que nos das y nos seguirás dando, 
te damos gracias por estar ahora y siempre,
pues vienes a nosotros cuando desfallecemos 
y atentamente nos alivias en nuestras dificultades. 

Oh Reina nuestra, limpia y purifica 
nuestro casa y los que en ella habitamos, 
tu vista de nosotros no apartes, 
ven con nosotros a todas partes 
y nunca solos nos dejes ante las tribulaciones, 
y ya que nos proteges tanto 
y nos defiendes como verdadera Madre, 
haz que nos bendiga el Padre, 
el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

María Madre de Misericordia, 
a Ti nos entregamos, 
asístenos también con tu bendición,
y, por favor, haz de esta casa 
un santuario del Amor Santo. 
Por tu Hijo Jesús. Así sea. 

Reza la Salve, tres Avemarías y tres Glorias. 
Repite con dedicación y con todo tu ser, 
la oración y los rezos durante tres días seguidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates