jueves, 2 de mayo de 2013

ORACION A SANTA AGATA (O AGUEDA) CONTRA MALOS TRATOS, ABUSOS, HUMILLACIONES, INJUSTICIAS



Gloriosa santa Ágata virgen y mártir, 
joven de singular hermosura, 
nacida en una familia noble y cristiana, 
desde niña tu fe y amor por Jesucristo 
te hizo dedicarte a las buenas obras, 
entregarte a los más necesitados, 
y a llevar una vida casta y piadosa. 

Tu extraordinaria belleza y dulzura 
hizo que un noble pagano en ti pusiera los ojos 
y de ti quisiera arrancar favores. 

 
 Pero tú, siempre fiel a tu esposo Jesucristo, 
y sabiendo que los bienes de la tierra 
no son nada comparados con los del Cielo, 
defendiendo tu virtud y castidad, lo rechazaste, 
y por ello fuiste perseguida, encarcelada, humillada
y sometida a las más cruentas torturas. 

¡Oh santa Ágata!, tú que tanto padeciste, 
ayúdanos a ser fuertes como tu ante el enemigo, 
enséñanos a saber hacer las cosas bien 
y concédenos ser constantes y firmes en nuestra fe. 

Santa Ágata victoriosa, 
que después de los más duros martirios, 
y antes de entregar tu alma al Señor, 
fuiste confortada por Dios misericordioso, 
mediante la visión de san Pedro que te consoló, 
intercede por nosotros ante el Padre Todopoderoso 
para que nos tome bajo su cuidado y amparo, 
y nos otorgue la perfecta salud del cuerpo, 
así como la del alma y la mente, 
para que con su infinita bondad y clemencia 
nos ayude en estos momentos duros y difíciles 
y aleje de nosotros las personas que nos maltratan. 

Haz que no tengamos que sufrir por injusticias, 
por las humillaciones y los malos tratos; 
pide a Dios nos envíe determinación y fuerzas 
para saber actuar y salir de malas situaciones
y que no permita violencias ni iras en nuestras vidas,
en especial pido tu asistencia celestial para: 

(decir el problema y lo que se desea conseguir 
por mediación de esta prodigiosa santa) 

Santa Ágata gloriosa, 
tú que entregaste el alma y cuerpo por El, 
ruega sin cesar por nosotros, 
y pídele a Dios, nuestro Padre celestial, 
que nos conceda lo que le solicitamos con humildad, 
y que nos de su bendición y protección, 
a nosotros y a todos los que pasan por aflicciones, 
por Jesucristo nuestro único Señor, 
a quien sea la alabanza y la gloria 
y la acción de gracias por todos los tiempos. 
Amén. +

Rezar, pidiendo la ayuda e intercesión 
de la muy gloriosa y bendecida santa Ágata,
el Credo, tres Padrenuestros,
tres Avemarías y tres Glorias. 
Haz tres días seguidos la oración y los rezos. 

NOTAS SOBRE LA VIDA DE SANTA ÁGATA 
(También conocida como santa Águeda) Virgen y Mártir †.
Padeció el martirio en Catania (Sicilia), probablemente en la persecución de Decio (249-251). Desde la antigüedad su culto se extendió por toda la Iglesia y su nombre fue introducido en el Canon romano. 

Santa Águeda poseía todo lo que una joven suele desear: Una familia distinguida y belleza extraordinaria. Pero, como buena cristiana, atesoraba mucho más que todo eso: su fe en Jesucristo. 
Así lo demostró cuando el senador Quintianus se aprovechó de la persecución del emperador Decio (250-253) contra los cristianos para intentar poseerla. Las propuestas del senador fueron resueltamente rechazadas por la joven virgen, que ya se había comprometido con otro esposo: Jesucristo. 

Quintianus no se dio por vencido y la entregó en manos de Afrodisia, una mujer malvada, con la idea de que ésta la sedujera con las tentaciones del mundo. Pero sus malas artes se vieron fustigadas por la virtud y la fidelidad a Cristo que demostró Santa Águeda. 
Quintianus entonces, poseído por la ira, torturó a la joven virgen cruelmente, hasta llegar a ordenar que se le corten los senos. Es famosa respuesta de Santa Águeda: 
"Cruel tirano, ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?" 

La santa fue consolada con una visión de San Pedro quién, milagrosamente, la sanó. Pero las torturas continuaron y al fin fue meritoria de la palma del martirio, siendo echada sobre carbones encendidos en Catania, Sicilia (Italia). 

Según la tradición, en una erupción del volcán Etna, ocurrida un año después del martirio de Santa Águeda (c. 250), la lava se detuvo milagrosamente al pedir los pobladores del área la intercesión de la santa mártir. Por eso la ciudad de Catania la tiene como patrona y las regiones aledañas al Etna la invocan como patrona y protectora contra fuego, rayos y volcanes. 

Además de estos elementos, la iconografía de Santa Águeda suele presentar la palma (victoria del martirio), y algún símbolo o gesto que recuerde las torturas que padeció. Tanto Catania como Palermo reclaman el honor de ser la cuna de Santa Águeda. La Iglesia de Santa Águeda en Roma tiene una impresionante pintura de su martirio sobre el altar mayor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates