lunes, 25 de marzo de 2013

ORACION A SANTO DOMINGO DE GUZMAN PARA SOLUCIONAR UNA GRAN NECESIDAD




¡Oh glorioso patriarca Santo Domingo!,
gloria de la vida apostólica, amparo de la fe
y fundador de la sagrada orden de los Predicadores. 

Sacerdote santísimo de Dios,
confesor admirable y eminente predicador,
bienaventurado Padre Domingo, alma elegida, 
y, por tu enorme fe, varón agradable a Dios;
Tú, instruido por inspiración divina,
te entregaste totalmente a servir al Padre 
y a todos los que necesitasen ayuda, 
tanto para el espíritu como para la vida cotidiana. 
Tu nacimiento fue lleno de prodigios divinos,
tu niñez amable, tu vida admirable. 

Tu doctrina fue más del cielo que de la tierra,
con la cual, y con los ejemplos de tus heroicas virtudes
e innumerables milagros que el Señor obró por ti,
convertiste a la fe católica a innumerables pueblos,
reformaste las costumbres extraviadas de los fieles,
e instituiste una orden de varones apostólicos
para que sustentase la Iglesia que amenazaba ruina,
y llevaste por la redondez de la tierra
la doctrina del Evangelio,
para que resistiese a los enemigos la fe
y fuese sol y luz del mundo. 

Yo te ruego y suplico, ¡oh padre santísimo!,
que me socorráis en esta gran necesidad
que me tiene sumergido en la aflicción
y no me permite vivir con paz y tranquilidad: 

(hacer la petición con esperanza). 

Guía esclarecido, Padre singular,
bienaventurado Domingo, 
que tu milagrosa asistencia nos consiga 
lo que con tanta esperanza hemos solicitado. 

Guárdanos y gobiérnanos siempre,
orienta a los que te han sido encomendados,
y, una vez orientados, actúa a favor nuestro. 

Preséntanos con alegría, al final de este destierro,
ante Cristo nuestro Salvador,
tu querido y bendito Señor, el Hijo del Dios Altísimo;
a Él gloria, alabanza y honor,
con la gloriosa Virgen María
y el conjunto de los ciudadanos celestiales,
por los siglos de los siglos. 

Santo Domingo, tú que acogiste en tu pecho
a todo aquel que necesitaba tu consuelo,
no dejes mi solicitud sin solución,
también te ruego me alcancéis la gracia de aquel Señor
que te adornó de tantas y tan grandes gracias y virtudes,
para que yo te imite en la pureza de mi alma y cuerpo,
y así pueda con tu bendición y protección,
y por medio de tu intercesión,
 alcanzar una santa vida y dichosa muerte.
Amén. + 

Ruega por nosotros, bienaventurado Padre Domingo.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo. 
Reza el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. 
Recita la oración y haz los rezos que se indican 
 durante tres días seguidos. 

Santo Domingo de Guzmán (España 1173-Italia 1221). Fundador de los Dominicos (Orden de los Predicadores). Teólogo y canónigo de vida ejemplar, según la tradición, y numerosos documentos pontificios, la Virgen le revela y entrega el Santo Rosario como arma poderosa para ganar almas. 
Es poderoso abogado nuestro ante Dios y la Virgen María. 
Se le invoca para pedir que no falte trabajo y comida en el hogar, para pedir justicia para las personas acusadas falsamente o que necesitan obtener algo de la justicia (juicios, papeles, sentencias, visados...), para pedir humildad y paciencia y para tener buena protección ante males, enemigos y peligros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

Entrada destacada

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ORACIÓN PARA PEDIR IMPOSIBLES

Jesús, mi Dios y Señor, mi amigo y hermano, que nos prometiste derramar abundantes bendiciones,  y con una generosidad verdadera,  ...

 
Blogger Templates