miércoles, 9 de marzo de 2016

SAN LUIS Mª DE MONTFORT, ORACION PARA PEDIR AYUDA EN LOS PROBLEMAS, POR MEDIACION DE LA VIRGEN




Oh gran apóstol de Jesús y María,
san Luis Mª de Montfort
ayúdanos a entender y practicar
la verdadera devoción a la Santísima Virgen,
para que guiados, protegidos y asistidos
por esta Gloriosísima Señora,
que es nuestra Madre Celestial y Mediadora,
podamos recibir la ayuda y el favor de nuestro Padre,
Dios bueno y misericordioso,
en todos los aspectos de nuestra vida,
tanto material como espiritualmente,
y crecer en la virtud y la fe para la salvación.
 

San Luis de Montfort,
devoto esclavo de Jesús y María,
ruega por nosotros y lleva al Cielo nuestras peticiones:

(pedir lo que se desea conseguir).

Oh bendito padre de los pobres,
de los enfermos y los desfavorecidos,
concédenos la gracia que ahora tanto precisamos
y que con inmensa fe hemos solicitado;
ayúdanos a conseguir que nuestra devoción por la Virgen
sea pura y dulce como la tuya,
y enséñanos a tener verdadero amor al Señor
y a ser caritativos con nuestros hermanos.

Así sea.

Rezar cinco Avemarías, Padrenuestro y Gloria.

ORACION A LA VIRGEN MARÍA
DE SAN LUIS Mª GRIGNION DE MONTFORT

"Te saludo, María,
Hija predilecta del Padre eterno.
 
Te saludo, María, Madre admirable del Hijo.

Te saludo María, Esposa fidelísima del Espíritu Santo.

Te saludo, María, mi amada Madre,
mi amable Señora, mi poderosa Soberana.

Te saludo, mi gozo, mi gloria, mi corazón y mi alma.

Vos sois toda mía por misericordia,
y yo soy todo vuestro por justicia.

Pero todavía no lo soy bastante.

De nuevo me entrego a Vos todo entero
en calidad de eterno esclavo,
sin reservar nada ni para mí, ni para otros.

Si algo veis en mí que todavía no sea vuestro,
tomadlo en seguida, os lo suplico,
y haceos dueña absoluta de todos mis haberes
para destruir y desarraigar y aniquilar en mí
todo lo que desagrade a Dios
y plantad, levantad y producid todo lo que os guste.

La luz de vuestra fe disipe las tinieblas de mi espíritu;
vuestra humildad profunda ocupe el lugar de mi orgullo;
vuestra contemplación sublime
detenga las distracciones de mi fantasía vagabunda;
vuestra continua vista de Dios
llene de Su presencia mi memoria,
la caridad de vuestro Corazón
abrase la tibieza y frialdad del mío;
cedan el sitio a vuestras virtudes mis pecados;
vuestros méritos sean delante de Dios
mi adorno y suplemento.

En fin, queridísima y amadísima Madre,
haced, si es posible,
que no tenga yo más espíritu que el vuestro
para conocer a Jesucristo y su divina voluntad;
que no tenga más alma que la vuestra
para alabar y glorificar al Señor;
que no tenga más corazón que el vuestro
para amar a Dios con amor puro
y con amor ardiente como Vos".

Así sea. 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CONTENIDO RELACIONADO:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Followers

Google+ Followers

 
Blogger Templates