miércoles, 13 de noviembre de 2013

TRIDUO A SANTA RITA PARA CASOS MUY DIFICILES, IMPOSIBLES, DESESPERADOS

 
Santa Rita Sosteniendo un Crucifijo y un Angel que sostiene la Corona de Espinas sobre su Cabeza
 
Por la señal...

ACTO DE CONTRICION 
 
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero,
en quién creo y a quien amo sobre todas las cosas,
pésame de todo corazón de haberos ofendido
con tantas y tan repetidas culpas,
porque sois infinitamente bueno y dignísimo de ser amado.
Suene ya en mi alma
el eco de vuestra voz dulcísima y todopoderosa,
para que despierte del sueño de muerte
en que la entretienen las cosas superfluas de este mundo.
Mucho os he ofendido, amado Padre mío;

haced, pues, que me arrepienta
y llore mis pasados yerros
a fin de que merezca amaros y alabaros en el Cielo.
Amén.
 
ORACION INICIAL
PARA TODOS LOS DÍAS
 
Oh Dios que en tu infinita misericordia y bondad
siempre escuchaste las suplicas de tu sierva santa Rita,
te rogamos que por su intercesión
tengas a bien concedernos lo que es muy difícil,
imposible a la previsión,
el ingenio y al esfuerzo humano.
Ten piedad de nosotros en nuestras adversidades,
concédenos tu inestimable ayuda en nuestras necesidades,
auxílianos en nuestra desesperación.
Porque Tu y solo Tu eres la recompensa de los humildes,
la defensa de los pobres
y la fuerza de los que acuden con confianza a ti.
Por Jesucristo nuestro Señor
Amén.
 
ORACIÓN FINAL
PARA TODOS LOS DÍAS

V. Ruega por nosotros, Santa Rita
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.
 
Dios, Padre misericordioso,
que te dignaste dar tanta gracia a Santa Rita
que amase a los enemigos
y llevase en la frente y en el corazón
las señales de tu caridad y pasión,
te rogamos nos concedas
que del mismo modo perdonemos a nuestros enemigos
y contemplemos los dolores de tu pasión,
para que consigamos los premios prometidos
a los mansos y a los que lloran.
Que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.
 
 
DÍA PRIMERO
 
Por la señal..., acto de contrición y oración inicial.
 
ORACIÓN
 
Delante de vos, ¡oh gloriosa abogada Santa Rita!,
mi alma siente hoy la necesidad de invocaros,
y con grande esperanza recurre a vuestro refugio
como patrona de los casos más desesperados.
Vos, que, además, tan bien habéis entendido
la expresión evangélica en que
«serán bienaventurados los pobres
porque de ellos es el reino de los cielos»,
y que os despojasteis de todas las cosas de este mundo, desprended mi corazón
del afecto a los bienes de esta tierra que le aprisionan,
y haced que incesantemente y con firmeza de propósito reflexione las palabras del Divino Maestro, que dicen:
«¿Qué servirá al hombre ganar todo el mundo
si pierde su alma?»
 
 
REFLEXIÓN:
 
El desprendimiento de los bienes de la tierra,
o sea la pobreza evangélica,
es una gran riqueza para el cielo
y un tesoro preciosísimo que nadie nos podrá quitar.
(San Juan Crisóstomo.)
 
 
PROPÓSITO 
 
Haré, mediante la protección de Santa Rita,
por romper los lazos que tienen ligado mi afecto
a las vanidades de este mundo.
 
Terminar con 3 Padrenuestros, Avemaría, Gloria
y la oración final de todos los días.
 
Hacer la petición.

DÍA SEGUNDO

Por la señal..., Acto de Contrición y oración inicial.
 
 
ORACIÓN
 
No basta, gloriosísima Santa Rita, protectora mía,
que yo camine por la senda del bien
si en él no soy perseverante.
Vos, pues, que fuisteis modelo de cristiana constancia
en practicar la virtud,
alcanzadme fuerza para que adelante más y más
en la senda de las santas costumbres en que,
con la gracia de Dios, intento ocuparme,
procurando copiar en mi vida la del justo,
que semejante a la aurora crece hasta el perfecto día
a fin de que quede bien impresa en mi alma
la sentencia del Divino Maestro, que dice:
«El que perseverare hasta el fin, será salvo.»
 
 
REFLEXIÓN
 
En el camino de la salvación todos debemos correr
sin volver atrás hasta que lleguemos al término
y mantener siempre vivo el deseo de correr más.
(San Agustín.)
 
 
PROPÓSITO
 
Suplicaré siempre al Señor,
muy especialmente en la Sagrada Comunión,
el don de la perseverancia final.
 
Terminar con 3 Padrenuestros, Avemaría, Gloria
y la oración final de todos los días.
 
Hacer la petición.
 

DÍA TERCERO

Por la señal..., Acto de Contrición y oración inicial.
 
ORACIÓN
 
Aunque conozco bien,
¡oh gloriosísima Protectora mía Santa Rita!,
que me es necesario despreciar
los insultos y burlas de los enemigos,
que con toda astucia procuran llevarme
por los caminos de su malicia, no obstante,
es tan grande mi fragilidad,
que al instante me asusta ese temor vano.
Venid, pues, en mi ayuda, Santa bendita,
con vuestro patrocinio,
para que sepa imitaros en vuestro desprecio
a los que se burlan de la doctrina de Jesucristo,
y pueda libremente decir con San Pablo:
«Yo no me avergüenzo del Evangelio.»
De este modo nada será capaz de separarme
del servicio de Dios.
 
 
REFLEXIÓN
 
De nada sirve la amistad de los hombres,
y nunca debemos complacerles con ofensa de Dios.
(San Agustín.)
 
 
PROPÓSITO
 
Cuando me encuentre en medio de los que se burlan
de las enseñanzas del Evangelio, 
hablaré con entero valor por sostener la verdad.
 
Terminar con 3 Padrenuestros, Avemaría y Gloria
y la oración final de todos los días.
 
Hacer la petición.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CONTENIDO RELACIONADO:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Followers

Google+ Followers

 
Blogger Templates