martes, 26 de marzo de 2013

ORACIONES DE SAN JUAN PABLO II PARA SEMANA SANTA

 
 
 
"En el misterio pascual, Dios Padre,
 por medio del Hijo en el Espíritu Paráclito,
 se ha inclinado sobre cada hombre
 ofreciéndole la posibilidad de la redención del pecado
 y la liberación de la muerte".
 
ORACIÓN
 
Señor Jesús, en este crepúsculo del tiempo
compartimos contigo la cena:
pero todavía no comprendemos tu misterio.
Y, sin embargo, creíamos
que te conocíamos desde hacía tanto...
Y cuando con profunda emoción
tú nos revelas nuestro propio misterio
-la tremenda posibilidad de traición y odio-,
intuimos que tú nos conoces desde siempre.
Ayúdanos, Señor,
a acoger la verdad del mal que hay en nosotros
sin mirarnos con desconfianza unos con otros,
sin manifestar un disgusto desesperado
de nosotros mismos, sin presumir de ser diferentes,
mejores, dispuestos a dar la vida por ti:
no cantaría el gallo y te habríamos negado no tres,
sino infinitas veces.
Danos la fortaleza de permanecer en la luz
de aquella sala en la planta de arriba:
allí se revela, a tu luz, lo que de verdad somos,
y fuera es de noche.
Entonces podremos comprender algo de ti,
que eres el Amigo por siempre
y no cesas de atraernos con vínculos de bondad:
aunque te neguemos, tú permaneces fiel,
porque no puedes negarte a ti mismo.
Amen.


ORACIÓN
 
"Abramos el corazón
a las sugerencias interiores de la gracia.

Que el egoísmo deje lugar al amor
para que podamos experimentar la alegría del perdón
y de la íntima reconciliación con Dios
y con los hermanos".

Ahora, en esta noche,
cuando después de haberte bajado de la cruz,
te han colocado en un sepulcro
en la ladera del Calvario,
queremos suplicarte
que permanezcas con nosotros mediante tu cruz:
Tú que por la cruz te has separado de nosotros.
Te suplicamos que permanezcas con la Iglesia;
que permanezcas con la humanidad;
que no te asustes si muchos pasan
tal vez indiferentes al lado de tu cruz,
si algunos se alejan y otros no se llegan a ella.

No obstante, tal vez hoy más que nunca
el hombre tiene necesidad de esta fuerza
y de esta sabiduría que eres Tú mismo,
¡Tú solo: mediante tu cruz!
 
ORACIÓN

Quédate, pues, con nosotros
en este penetrante misterio de tu muerte,
con la que has revelado cuánto

“ha amado Dios al mundo” 
quédate con nosotros y atráenos hacia Ti.
Tú que caíste bajo el peso de esta cruz.

Quédate con nosotros a través de tu Madre,
a la que desde la cruz has encomendado
particularmente a cada hombre.

¡Quédate con nosotros!

Stat crux, dum volvitur orbis!
Sí, “¡la cruz está alzada sobre el mundo que avanza!”
 
ORACIÓN
 
Señor Jesucristo,
colma nuestros corazones
 con la Luz de Tu Espíritu Santo,
para que, siguiéndote en Tu último camino,
sepamos cuál es el precio de nuestra redención
y seamos dignos de participar
en los frutos de Tu Pasión, Muerte y Resurrección.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
 
Amén.

Hacer las peticiones.
Rezar el Credo, Padrenuestro y Gloria.


 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CONTENIDO RELACIONADO:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Followers

Google+ Followers

 
Blogger Templates